Escribenos a: contacto@centromundialdelafelicidad.com

Leonardo DiCaprio y los Saparas se unen para proteger la selva

Para Leonardo DiCaprio el cuidado  del medio ambiente y  la protección de la selva amazónica son el lugar de la  esperanza. “La marcha por el cuidado del medio ambiente me inspira y me llena de esperanzas por el futuro de nuestro planeta”, es el mensaje que difundió en sus redes sociales. Las imágenes que acompañan su proclama lo mostraban marchando con Gloria y Manari Ushigua, líderes indígenas, representantes de la nacionalidad Sapara del Ecuador y pertenecientes a la comunidad de Llanchama Cocha.

A ellos y a miles de personas que marcharon en Washington el 29 de abril de este año, los une la idea de que es posible generar políticas pensadas a favor del planeta y de todos sus habitantes. Para esto es necesario planificar un desarrollo que utilice los recursos del medio ambiente con conciencia, políticas de respeto y escucha hacia las sabidurías de los pueblos indígenas, que cuidan aquellos espacios y han logrado armonizar el conocimiento con el cuidado del entorno. Allí donde quedan poblaciones nativas, es evidente cómo ellos han aprendido a convivir con otros seres en un intercambio de sabiduría y respeto.

Además de participar en la marcha,  Gloria y Manari  Ushigua enviaron una carta a la representación china en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, solicitando el respeto a su comunidad y a su modo de vida, considerando la eventual explotación de recursos petroleros dentro del territorio Sapara. El propósito de los líderes es evidenciar el valor que tiene para su nacionalidad la conservación de su territorio intacto: es allí de donde se alimentan tanto material como espiritualmente los miembros de la nacionalidad.

Los Sapara han mostrado históricamente la lucha de su pueblo frente a diferentes vías de explotación a sus tierras. Ellos son conscientes de que el conocimiento ancestral contenido por las comunidades indígenas, es un patrimonio invaluable para la humanidad. Sin descanso nos envían el mensaje de que el dinero no podrá compensar la pérdida de éste conocimiento y que si estos saberes dejan de existir, no sólo los afectaría a ellos, si no que a todo el planeta.