Escribenos a: contacto@centromundialdelafelicidad.com

Aprender es salir de tu zona de confort

Nathaly Armas, nueva voluntaria del Centro Mundial de la Felicidad!

 

¿Quién es?

Nathaly nació en Guayaquil y tiene 24 años. Es estudiante de psicología, y desde que empezó a trabajar con comunidades, se dio cuenta de que eso es lo suyo. Ha trabajado en zonas  periféricas de su ciudad, en temas acerca de embarazo adolescente, prevención de contagio de enfermedades de transmisión sexual, consumo de drogas. Lo que más le gustó de sus previas experiencias fue dialogar directamente con los líderes comunitarios para conocer sus necesidades de primera mano y buscar soluciones en conjunto.

 

¿Por qué te animaste a visitar Llanchama Cocha?

“Me pareció súper interesante y además consideré que era  el momento adecuado para hacerlo. Estoy por finalizar la universidad y tengo un tiempo libre para vivir esta experiencia y aprender de ella. Aparte de eso quería viajar, conocer algo diferente del Ecuador, porque nunca he ido a la Amazonía”.

 

¿Cómo te enteraste del voluntariado?

A través del muro de Facebook de un amigo suyo, Nathaly se enteró de la posibilidad de acudir a un voluntariado en la selva amazónica. “Me llamaba mucho la atención porque me parece importante saber lo que ocurre en la Amazonía. No se habla mucho de eso, acerca de cómo vive la gente allá, los problemas que tienen…”.

 

¿Qué tan desafiante te resulta vivir dos meses en la selva?

“La única parte que me preocupa es el tema de los bichos, porque a lo mejor me pican mucho y tengo la piel un poco delicada, pero eso es algo que puedo contrarrestar con cremas y otras cosas. Pero eso es lo único, me considero una persona muy aventurera. Me gusta estar en contacto con la naturaleza. Sé que no es un paseo porque no voy a estar un fin de semana, pero yo creo que a la final las personas se terminan adaptando a distintos estilos de vida, y yo creo que una de mis características principales es que soy una persona muy adaptable. Eso ha traído cosas buenas a mi vida”.

 

¿Por qué recomendarías a otras personas a hacer el voluntariado?

En primer lugar considero que como ecuatorianos tenemos el compromiso de conocer qué es lo que pasa a nivel nacional. Nuestra sociedad se está volviendo muy individualista. A veces, el hecho de ayudar, es a la final beneficioso para ti mismo, porque nutre tu experiencia de vida. Creo que todo el mundo debería animarse a salir de su zona de confort porque es la única manera de conocer tus verdaderas capacidades. Al salir a un espacio diferente, tu cuerpo, tu espíritu, se transforman.